¡ NUEVO BLOG EXCLUSIVAMENTE DE ACUARELAS Y BOCETOS !

EN EL SIGUIENTE BLOG PUEDES VER MIS PINTURAS EXCLUSIVAMENTE.

PINCHA EN EL ENLACE:


http://www.chaguaceda-acuarela-watercolour.blogspot.com/

O EN ESTE OTRO

domingo, 10 de febrero de 2008

SEO-SORIA SE VA A PITILLAS

Ayer, día 9, realizamos una excursión a la laguna de Pitillas, en Navarra. La crónica no la voy a hacer yo, sino Juan Luis Hernández, del que copio el resumen de la jornada, un día estupendo de luz y temperatura.


El grupo desde una pequeña loma para divisar la mayor parte de la laguna


Nótese el gran esfuerzo, reflejado en el gesto, de este ornitólogo. Uno a uno escudriñaba los carrizos para intentar localizar al avetoro.


Luis Eduardo Molina narra una de sus crónicas a Fernando García. A los diez minutos de comenzar la introducción a la misma, Fernando se durmió...





El "bueno" con los dos ladrones, uno a su derecha y otro a su izquierda. Me robaron la botella de agua sin saber que era la que uso para pintar...


En un soto del Ebro. Allí comimos de maravilla. Las tortillas de patata o españolas, como si de un concurso culinario se tratase. Y para postre, las energéticas pastas del amigo Pudo. Ah, y los taquitos de jamón de Molina (10x5x4 cms)

Esta es la fotografía oficial de la jornada

La laguna de Pitillas es una reserva natural situada en la Navarra media. El avetoro y el bigotudo eran los reclamos de la jornada. A ambos los hemos podido disfrutar "de oídas" ya que no hemos llegado a contactar visualmente con ellos, aunque el avetoro o avetoros -entre dos/tres- han estado cantando toda la mañana, de 10 a 14 horas, tanto es así, que hemos preguntado a la chica del centro de información si tenían megáfonos ocultos por allí para contentar a incautos ornitólogos. Por lo demás, la laguna tenía muy buenas cantidades de garceta grande -entre 30/50-, garza real y en menor medida de anátidas y limícolas. En estas había una aguja colinegra, unos 15 combatientes, una agachadiza comun y un andarríos chico, aparte de varios grupos de avefrías por los campos de los alrededores. Aunque lo que más nos ha gustado ha sido un par de pájaros moscones que se nos han puesto muy cerca, en el carrizo, y que hemos disfrutado a placer. Yo creo que llevaba 2 o 3 años sin ver moscones. Por desgracia, en Soria, casi han desaparecido. Ah, también hemos visto como destacado una real de segundo año, perfecta, volando a media altura.
En Pitillas hemos almorzado, pero a comer hemos ido a unos sotos del Ebro cercanos a Tudela. En el camino otra águila real en una ladera de pinos cerca del famoso restaurante de los Abetos. Allí tampoco hemos pajareado mucho pero nos han recibido unos grupitos de pinzones reales. Seguramente había bastantes, dado que se veía mucho movimiento en los campos y bosques de por allí. Las tortillas de Ricardo y Molina han triunfado aunque han reconocido que se las han hecho "sus mujeres". También las pastas de Pudo han tenido alabanzas merecidas aunque esta vez estaban un poco chamuscadillas por debajo. Al irnos se ha oído un martín pescador.
Para rematar el día, nos hemos dirigido hacia el aeródromo de Ablitas. En Tudela nos hemos perdido ligeremante, metiéndonos en un pueblo llamado Foncellas, donde hemos preguntado a un niño, versión local de manolito gafotas que nos ha dicho que no tenía ni idea de cómo ir a Ablitas. Menos mal, que Angel, con su navegador, ha hecho maravillas y, aunque no hemos ido por la carretera más corta hemos llegado al sitio y, tremendo, nada más llegar, en una finca al lado del aeródromo, un grupo de ortegas -8- entre las que la aguzada vista de Molina ha cantado 2 gangas. Con los catalejos, las hemos visto a placer. Hay no ha acabado la cosa, pues han seguido pasando ortegas -a algunas solo les ha faltado posarse dentro de los coches -y, lo más destacado, un grupo de 32 gangas que también se ha dejado ver a placer. Sorprende un poco la tolerancia de estos bichos cuando nuestras ortegas no se dejan acerca ni a un kilómetro. A la media hora de estar, ha llegado el guarda del aeródromo, interesándose por si no eramos gente de fiar pero el señor, incluso, muy amable él, nos ha indicado la presencia de 5 sisones dentro del pastizal del aeródromo que ha sido un poco el colofón, pues ya desde allí nos hemos venido, en parte porque Molina tenía que disputar un partido de futbol-sala importante.
Si hemos podido disfrutar de todo esto, ha sido en parte gracias a la información facilitada por el colega navarro-burgalés Pedro Arratíbel a quien en nombre de los que hemos estado por su tierra le doy las gracias. Hemos ido Fernando Chaguaceda y Tere; Fernando García, Molina, Pudo, Siro, Juan, Angel, Daniel, Sergio y Eva, Ricardo y un servidor.
La próxima ya lo hemos hablado y será a las estepas madrileñas a ver el celo de las avutardas, hacia finales de marzo o comienzos de abril. Entre medio tendremos tiempo de salir pues hay que censar todas las rupícolas.

Juan Luis Hernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario